EL BUEN JUICIO DE AMLO

Cuando a alguien se le está quemando su casa, lo primero es salvar a la familia.
Con ese sentido humano actuó el Presidente López Obrador al aprobar la decisión del gabinete de seguridad de liberar a Ovidio, el hijo del Chapo Guzman, prefiriendo poner en riesgo su popularidad para evitar la pérdida de vidas humanas.

Fue sin duda para el presidente el acontecimiento mas complicado y difícil de su gestión, circunstancia en la que afortunadamente tomó la decisión correcta, imponiéndose el buen juicio de un gobernante que , como lo esperaba, está siendo vapuleado y ferozmente criticado por lideres de partidos políticos, por los catastrofistas, que lo acusan de haberse humillado y arrodillado ante el poder del narco.
Cuestionado por los medios de comunicación, sobre la violencia desatada en Culiacán, López Obrador dijo:

“Se decidió proteger la vida de las personas y yo estuve de acuerdo con eso, porque no se trata de masacres, eso ya se terminó. No puede valer más la captura de un delincuente que las vidas de las personas. Ellos tomaron esa decisión y yo la respaldé”, dijo el presidente en su conferencia matutina.

Enfatizó que no se puede apagar el fuego con fuego, que la estrategia que se aplicó anteriormente convirtió al país en un cementerio, reiterando que su gobierno no quiere mas muertos ni guerras.

Aclaró que lograr la paz no es sencillo, pero que el gobierno se defenderá de dos ataques: de las mafias, de la delincuencia de cuello blanco, también dañinas, y de las bandas de la delincuencia organizada.

“Eso es lo que enfrentamos pero con rectitud, honestidad y justicia, vamos a garantizar la paz en el país”, puntualizó.

Los actos de violencia en Culiacán, que provocaron pánico en la población, fueron generados por la ejecución de una órden de aprehensión que llevó a cabo el ejército en contra de un delincuente.

Alfonso Durazo, el secretario de Seguridad Pública, en reunión con el gabinete de seguridad, precisó que de acuerdo con los primeros informes no hubo planeación al ejecutarse la orden de aprehensión, además de que se hizo en forma precipitada.

El gobernador Quirino Ordaz encaró a la prensa y ante las preguntas incómodas aseguró que su gobierno no ha hecho pactos ni lo hará con las bandas delincuenciales.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario